Motor Web


 






 

SEAT IBIZA 1.0 TSI: como los buenos vinos, mejorando año tras año

Seat Ibiza, un icono, un modelo que marcó un antes y un después en la historia de la marca española. Un éxito en ventas desde su aparición y que año tras año, con las mejoras introducidas sigue siendo el líder de su segmento.
Fue en el mes de abril de 1984 cuando el primer Seat Ibiza salió de la cadena de producción de la Zona Franca y a día de hoy, las cifras de ventas totales en estos 36 años rondan los 6.000.000 de unidades.
Para conseguir estas cifras de record solo hay una fórmula posible: buen producto, buen precio y saber adaptarse a las necesidades de los propietarios.
Muchos cambios estéticos amoldándose a los gustos actuales y renovaciones mecánicas revolucionarias, dan como resultado un Ibiza en el año 2020 totalmente actual y dinámicamente un auténtico portento.

MOTOR 1.0 CON ACABADO FR
Muchos tienen en mente que el Seat Ibiza está situado en un segmento encaminado sobre todo al tráfico urbano. Un coche que en la ciudad se mueve como pez en el agua, tanto por dimensiones como por efectividad mecánica.
Pero en el modelo que tenemos entre manos, se juntan dos mundos totalmente diferentes. Un ciudadano de “pro” con un acabado deportivo. Es el Ibiza 1.0 FR.

Vayamos por partes y empecemos por el motor. Estamos ante un motor 1.0 que, lejos de buscar las prestaciones puras, lo que busca, y encuentra, es una efectividad y economía de consumo a prueba de bombas.
Ya sabemos que se trata de un tres cilindros con 115 caballos turbo. A pesar de su configuración, es un motor muy plano y que está lleno a cualquier régimen y en el que nunca notaremos la entrada del turbo. Por supuesto, en la zona baja se mueve con soltura, siendo como hemos dicho un ciudadano ejemplar, pero si nos pesa el pie derecho y buscamos la zona roja, ahí tampoco se va a encontrar mal y podemos catalogarlo como un coche “alegre”.



La combinación de una excelente y probada caja de cambios DSG permite sacar el máximo partido a esos 115 caballos en cualquiera de sus configuraciones, manual y automática, ésta última con varias posiciones diferentes que cambian a distintas revoluciones del propulsor.

Como no podía ser de otra forma, el Start Stop permite que los consumos a la hora de circular por la ciudad se vean reducidos en gran medida. Durante nuestra prueba, en ciudad, el consumo estuvo rondando siempre los 6 litros de media.
Salimos de la urbe y nos encaminamos a las largas autovías. Aquí en este punto es donde tal vez podamos echar en falta un poco de potencia en situaciones especiales. Me explico. Vamos 5 ocupantes con el maletero a tope, aire acondicionado y a 120 por la autovía… Llega un puerto “considerable” y es en ese punto donde tal vez notemos que le falta alegría. Es cierto que con la DSG no tenemos que actuar sobre el cambio ya que se encarga ella, pero aquí podemos decir que el 1.0 puede ser algo escaso.
Ahora, si viajamos dos personas, con una maleta de fin de semana, manteniendo las velocidades legales, el consumo en autovía no llega a los 5 litros. Un punto a favor y muy a tener en cuenta.

Segunda parte: acabado FR. ¿Cuál es la filosofía de acoplar un propulsor 1.0 tres cilindros cuyo objetivo principal es la economía de consumo con un acabado altamente deportivo como es el FR?
Muy sencillo. Lo deportivo vende. Y está claro. ¿Por qué no puede tener un coche con detalles estéticos deportivos que llamen la atención con un motor “económico? Pues esta combinación la tenemos con este modelo de Seat. Un 3 cilindros con unas deportivas llantas de 18´, unos asientos con acabado deportivo, volante exclusivo FR… Porque presumir de coche llamativo no tiene que estar reñido con un coche “mecánicamente económico”.

INTERIOR
Una vez comentado que el volante multifunción que lleva es exclusivo de FR, los acabados interiorer, cuadro de relojes y mandos, nos “lleva” a otros modelos “primos” del Ibiza. Muestra buena calidad de acabados y sobre todo, una ergonomía muy bien conseguida.








El sistema multimedia me llamó la atención gratamente. Muestra una fluidez, velocidad, facilidad de uso y conectividad total para todos los sistemas, tanto Apple como Android Auto.
Podemos catalogar al Ibiza como un coche bastante amplio en el que 4 adultos pueden viajar cómodamente sin estrecheces, penalizando la quinta plaza central trasera, algo habitual en este tipo de vehículos. Un buen maletero asegura espacio suficiente para transportar las maletas de los cuatro ocupantes.



CONCLUSIÓN
Cada vez que una versión del Ibiza pasa por nuestras manos, mejora notablemente a la anterior. La calidad aumenta, ergonomía muy conseguida, “gadchet”… un coche que ha enamorado a muchos y sigue enamorando a otros tantos más. Si además lo aderezas con propulsor poco gaston, con suficiente potencia y que cuida el medio ambiente… poco más podemos pedir.

José Andrés Merino
(Septiembre 2020)

Volver


 

Copyright Desde 1.998. Motor Web España
CONTACTAR CON MOTORWEB

Motor Web en Facebook